Una vez que llega el resfrío, no hay tratamiento que desaparezca el virus. Por esto, es importante la prevención, además de soluciones que promuevan una recuperación. Aquí hay algunos tips de nutrición, cuya efectividad ha sido comprobada científicamente.

Zinc – poderoso contra el resfrío

 

El zinc es un mineral esencial, y una de sus acciones es inhibir la replicación del virus responsable del resfrío. Cuando se toma zinc en las 24 horas inmediatas al inicia de un síntoma de resfrío, se puede reducir su duración y gravedad, en personas sanas.

¿Cuánto zinc puede tomar? Si se desea suplementarse con zinc, se recomienda un suplemento que no exceda la dosis diaria recomendada, para mujeres mayores de 18 años es 8 mg y para hombres 11 mg. Para niños de 4 a 8 años la dosis recomendada es de 5 mg, de 9 a 13 años 8 mg y de 14 a 18 años 8 mg para niños y 9 mg para niñas.

Además, aumentar su ingesta de zinc a través de alimentos, es también una buena estrategia. El zinc se encuentra principalmente en productos de origen animal, como:

  • Carne de res
  • Lomo de cerdo
  • Frijoles
  • Piel oscura del pollo
  • Leche y derivados
  • Garbanzos

También puede encontrar suplementos de zinc formulados especialmente para disminuir la duración e intensidad de un resfrío.

Vitamina C – un clásico que no falla

 

La toma de vitamina C regularmente como prevención, resulta ser efectiva en disminuir la duración y aliviar síntomas de resfrío, sobre todo en deportistas. Éstos se exponene a niveles de estrés físico extremo, en donde se necesitan cantidades mayores de vitamina C, gracias a su acción antioxidante que protege a las células blancas del sistema inmunológico.

El consumo regular de muchas frutas y vegetales frescos (sobre todo de temporada), promueve niveles altos y naturales de vitamina C, y se ejerce un efecto protector diariamente. Las 10 fuentes más altas de vitamina C en frutas y vegetales  incluyen:

  • Guayaba rosada – 1 unidad aporta 125 mg
  • Chile dulce rojo – 1/2 taza aporta 95 mg
  • Naranja entera (con estopa) – 1 unidad aporta 82 mg
  • Kale – 1 taza aporta 80 mg
  • Kiwi – 1 unidad aporta 64 mg
  • Chile dulce verde: 1/2 taza aporta 60 mg
  • Brócoli cocido – 1/2 taza apota 51 mg
  • Coles de bruselas – 1/2 taza aporta 48 mg
  • Toronja – 1/2 taza aporta 43 mg
  • Fresas – 1/2 taza aporta 42 mg

¿Cómo le suena este batido verde super cargado de vitamina C? Licúe: 1/2 unidad de chile dulce rojo + 1 hoja de kale + jugo de 1 naranja + jugo de 1/2 toronja + 6 fresas + agua y hielo al gusto. ¡Disfrute mientras mejora su nutrición!

Probióticos – inclúyalos diariamente en su nutrición

 

El intestino es el órgano inmunológico más grande del cuerpo. Contiene el 25% de las células inmunes del organismo, que son responsables del 50% de la respuesta inmune. Hay 100 trillones de bacterias en nuestro intestino. El conjunto de las bacterias intestinales forman un ecosistema, como un “jardín de flores” o microbioma.

Algunos factores que influyen de manera negativa en la flora intestinal, disminuyendo la proliferación y acción de bancterias beneficiosas, y aumentando los niveles de bacterias dañinas en el intestino. Incluyen:

  • Una dieta desequilibrada, que incluye una mala alimentación o bien dietas ¨estrictas¨ que eliminan grupos importantes de alimentos
  • Altos niveles de estrés
  • El envejecimiento
  • Tratamientos antibióticos
  • Alimentos contaminados

Los probióticos son microorganismos vivos que nos afectan beneficiosamente, favoreciendo el número de bacterias beneficiosas, y pueden ser efectivos en mejorar nuestra respuesta inmune.

Podemos obtenerlos mediante una suplementación con probióticos, o bien de fuentes naturales como yogurt, leche agria, kéfir de leche, encurtidos caseros, sauerkraut casero, vinagre natural de guineo o coco, y bebidas fermentadas como la kombucha o el kéfir de agua. Incluya al menos una de estas opciones diariamente en su nutrición.

*****************

¿Necesita mejorar sus hábitos de nutrición y sistema inmunológico? Contácteme, y en conjunto podemos trabajar un plan de alimentación balanceado, para que así pueda experimentar una mejoría significativa en su salud.