Ojos sanos

Por Carolina Méndez
Periodista
cmendez@saborysalud.com

No olvides que el cuidado de los ojos debería ser un hábito tan normal como el de los dientes, el cabello, el cutis. Ellos son el espejo del alma. Las siguientes son algunas recomendaciones importantes:

  • El paso esencial para la prevención es que recibas periódicamente exámenes de rutina por parte de un profesional calificado. La consulta a tu oftalmólogo siempre es necesaria para determinar la regularidad de los exámenes de tus ojos, pero cobra mayor valor si alguno de los siguientes factores de riesgo te afectan: historia de lesiones en el ojo, diabetes e historia familiar de problemas del ojo.
  • Evita la automedicación. Si tienes el ojo rojo, doloroso o con secreciones, o bien si sufres cualquier tipo de traumatismo ocular, consulta con un especialista oftalmólogo a la mayor brevedad posible.
  • Utiliza siempre anteojos de sol que cumplan las normas de calidad óptica necesarias para la correcta protección ocular.
  • De ser necesario, consulta en un establecimiento especializado la posibilidad de incorporar tu corrección óptica de miopía, hipermetropía y/o astigmatismo a los lentes de sol. Ello, especialmente si no utilizas lentes de contacto.
  • El uso de un sombrero, gorra o de una visera puede atenuar la exposición a la luz, sobretodo en las personas más sensibles a la misma (ojos claros, operados de catarata).
  • Periódicamente utiliza colirios lubricantes (lágrimas artificiales) para aliviar la sensación de sequedad e irritación ocular.
  • Durante la práctica de deportes y actividades recreativas que lo requieran recurre a los correspondientes accesorios de protección para los ojos.
  • Lávate tus manos después de usar substancias químicas de uso doméstico.
  • Si algún producto químico entra accidentalmente en contacto con tus ojos, lávalos inmediatamente con agua corriente.
  • Lee y sigue las instrucciones cuando abras botellas (por ejemplo, vino, gaseosas) así como lee y sigue las instrucciones cuando estés jugando u operando determinado equipo.
  • Procura una buena iluminación en las áreas de trabajo.
  • No mires directamente al sol.
  • No apliques cremas muy cerca del ojo.
  • No apliques cosméticos si tus ojos están enrojecidos, hinchados o infectados.
  • No uses agua o saliva para lubricar tus brochas o esponjillas o para diluir los cosméticos.
  • Nunca apliques maquillaje en los ojos mientras está en movimiento o manejando.
  • Si usas lentes de contacto: Escoge cosméticos sin olor, hipoalergénicos fabricados por una compañía conocida, lávate las manos antes de colocarlos o removerlos, no le prestes o pidas prestado sus cosméticos a otras personas, lave las brochas de aplicación del maquillaje frecuentemente, aplica tu maquillaje después de colocarte los lentes de contacto, no compres repuestos para el rímel en los cuales tengas que usar tu cepillo viejo y no apliques delineador en el borde interno del párpado o por encima de la línea de las pestañas en el párpado inferior. Además, evita el uso de lentes de contacto en las piscinas y en el mar por el grave riesgo de contraer infecciones.
  • En la computadora: Coloca todos los materiales de referencia tan cerca de la pantalla como sea posible para minimizar los movimientos de la cabeza y de los ojos y también los cambios al enfocarse, minimiza las reflexiones de la luz y el deslumbramiento, mantén la pantalla limpia y libre de polvo, incluye momentos de descanso periódicos en tu horario, para evitar la fatiga de los ojos, lubrica tus ojos (por medio del parpadeo) para prevenir la resequedad y mantén la pantalla enfocada apropiadamente.

Siguiendo estos sencillos consejos mejorarás tu salud ocular conservando de la mejor forma unos de los sentidos más preciados. La protección de tus ojos contra accidentes y la temprana detección y tratamiento de los problemas son la mejor manera de mantener una visión sana a lo largo de tu vida.

FUENTE: Medline y Centro de Oftalmología Barraquer, Barcelona, España.