Evita las infecciones vaginales

Carolina Méndez
Periodista
cmendez@saborysalud.com

Las infecciones vaginales son muy comunes en las mujeres de todas las edades, independientemente de si tienen o no actividad sexual, debido a que esta es una zona ubicada en una posición poco ventilada.

Según el médico Iván Calderón, ginecólogo de la Clínica Bíblica con la subespecialidad en uroginecología, estas ocurren especialmente por hongos, parásitos y bacterias. También, por enfermedades de transmisión sexual.

Asimismo, las relaciones sexuales pueden favorecerlas por el roce del pene con la vagina o alergias al preservativo.

Otros factores de riesgo para que ocurra la infección, enumera Calderón, son los siguientes:

  • Clima: Los cambios en el clima pueden afectar la acidez de la vagina, como por ejemplo la humedad y calor.
  • Uso de ropa interior inadecuada: El uso de lycras no es recomendable. Contrario a ello, se debe usar ropa interior de algodón, pues favorece la circulación del aire. Los hilos dentales pueden favorecer las infecciones al friccionarse la tela del hilo dental con la piel.
  • Uso de tampones y protectores diarios: No se recomienda su uso diariamente ni que posean olores, ya que estos son agentes irritantes. También, evitan ventilación vaginal.
  • Cambios hormonales: Estos pueden ocurrir antes y después de la menstruación, ya que el pH en la vagina cambia.
  • Jabones con olores: Los olores son generalmente irritantes. Lo ideal es lavar la vagina con jabones neutros.

Para determinar si se tiene o no una infección vaginal hay algunos signos de alerta como lo son las manchas en la ropa interior, mal olor y molestias (ardor o picazón). Lo ideal es consultar al médico pues él es quien podrá analizar las características del flujo.

En el caso de las mujeres embarazadas, son más comunes las infecciones. Además, estas tienen más secreciones por lo que se podrían confundir con infecciones. Es indispensable un control médico más riguroso.

¿Qué hacer?

Si ya se tiene la infección es esencial el consejo médico individual.
En general, es importante:

  • Lavar la vagina con jabones neutros.
  • No usar productos con olores como en el caso de los protectores diarios y tampones.
  • Evitar las duchas vaginales como un hábito regular. Estas solo deben hacerse previo al consejo médico y como parte de un tratamiento especial. Las duchas vaginales pueden alterar el equilibrio normal de la vagina. La vagina se limpia mejor por si misma que cuando se recurre a duchas vaginales u otro tipo de producto vaginal. Su higiene debe ser solo con agua y un jabón neutro.
  • Mantener el área vaginal limpia y seca.
  • Procurar relaciones sexuales seguras, usando condón.
  • Después de una relación sexual, es recomendable lavarse solamente con agua y jabones neutros así como orinar pues ello elimina las secreciones en la uretra.

FUENTE: Dr. Iván Calderón., Clínica Biblica, Teléfono 512-1000, ext.2307.