Depresión: Cómo lidiar con los síntomas de ansiedad

Información recopilada de WebMD

Depresión y ansiedad pueden parecer trastornos opuestas, pero la realidad es que muchas veces van de la mano. Los expertos estiman que más de la mitad de las personas diagnosticadas con depresión sufren también de ansiedad.

Los especialistas piensan que muchos de los síntomas de depresión y ansiedad se intercambian entre sí. La combinación de estos dos trastornos puede ser muy severa, sin embargo existen variedad de tratamientos para combatirlas.  La clave está en encontrar el tratamiento adecuado.

¿Qué es la depresión y la ansiedad?
La depresión hace que la persona se sienta sin valor, sin confianza, triste y que no sirve para nada. La ansiedad, de lo contrario agita a las personas y le provoca aumento en el latido del corazón, presión en el pecho y dificultad de respirar.  Generalmente las personas que tienen estos dos desordenes se sienten desmotivados, cansados y sin energía. Muchas veces es más difícil la recuperación, sin embargo sí es posible.

Las personas diagnosticadas con depresión y ansiedad tienden a experimentar lo siguiente:

  • síntomas más severos
  • más daño a nivel funcional
  • más dificultad de encontrar el tratamiento adecuado
  • más riesgo de suicidio

Tratamiento para la depresión y la ansiedad

Los expertos utilizan diferentes tratamientos dependiendo de cada individuo. Muchos tratan un problema primero y luego el otro, ó ambos al mismo tiempo. Además muchos de estos tratamientos se llevan a cabo en conjunto. Aquí hay algunas opciones:

  1. Antidepresivos: Estos medicamentos no sólo tratan la depresión, ya que con le transcurso de los años se ha visto que corrigen los síntomas de la ansiedad. Muchos médicos primero recetan antidepresivos SSRI como Lexapro, Paxil y Zoloft. Existen también los antidepresivos SNRIs y tricíclicos.
  1. Terapia: La terapia más utilizada y recomendada en la mayoría de los casos es terapia cognitiva del conductual (CBT). Lo que permite es a las personas identificar los problemas y luego resolverlos. Ayuda a que las personas cambien su manera de pensar y la actitud negativa.

  2. Medicamentos ansiolíticos: muchos antidepresivos ayudan a controlar los síntomas de ansiedad y depresión, pero pueden tardar más tiempo en tener efecto. Las benzodiazepinas, por ejemplo pueden mejorar los síntomas de ansiedad más rápido. Muchos médicos no las recetan por mucho tiempo ya que pueden general adicción y abuso.

  3. Otros medicamentos: Dependiendo de cómo la persona reaccione ante el medicamento se le recetarán o no otros medicinas. Algunos pacientes se ven beneficiados cuando les recetan litio, drogas antipsicóticas ó antiepilépticas. Muchas personas también necesitan algún medicamento para conciliar el sueño.

  4. Cambios en el estilo de vida: Lo más importante para que el tratamiento sea efectivo y ver cambios positivos es que la persona tenga un cambio de actitud. Requiere también de una alimentación saludable y de suficiente sueño. El ejercicio es CLAVE, y hay suficientes estudios que demuestran que ayuda a que el tratamiento sea más provechoso y que se vean mejores resultados en menor tiempo. El ejercicio ayuda a disminuir el estrés, la ansiedad, a dormir mejor, relaja los músculos y mejora la respiración. El yoga ha sido un ejercicio muy recomendado en este tipo de pacientes, ya que relaja.

La mayoría de las personas con depresión y ansiedad requieren de una combinación de medicamentos y terapia, sin embargo el médico será el encargado de identificar que será lo mejor.

Recomendaciones

  1. Tenga paciencia. Es importante ya que el tratamiento que el medico recomiende no necesariamente será el primero en tener un efecto positivo. Algunas veces hay que probar varias opciones para observar un cambio.
  2. >Enfóquese en pequeños cambios. Para sobrepasar la ansiedad y la depresión hay que hacer varios cambios, pero lo importante es hacerlos poco a poco. Las personas con depresión y ansiedad sienten que todo se les hace un mundo. Lo recomendado es enumerar los cambios a realizar en orden de importancia e ir poniéndolas en práctica poco a poco. Por ejemplo primero dormir bien, luego comer más saludable, luego inscribirme en clases de yoga, y así sucesivamente.  Pequeños cambios pueden hacer mucha diferencia en cómo se siente la persona y además le brindarán más confianza. Un pequeño cambio por ejemplo es subir las escaleras en el trabajo y no tomar el elevador.
  3. Tome los medicamentos como se los prescribió el médico. Nunca cambie la dosis ó se salte una pastilla si se siente mejor. Siempre debe consultar con su médico si quiere hacer algún cambio. Si usted se siente mejor es porque el medicamento le está ayudando.
  4. Ponga de su parte en la terapia. Los beneficios obtenidos van a depender de su actitud en la terapia. Una recomendación es antes de cada terapia ponerse una meta y analizar en que se quiere enfocar durante esa sesión.
  5. Obtenga una segunda opinión. Siempre es importante encontrar un médico que le dedique suficiente tiempo. Si usted duda del diagnóstico que le dio, busque una segunda opción.
Recuerde que para ver cambios todo está en la actitud, y deben enfocarnos en hacer cambios positivos. Los cambios no se dan de la noche a la mañana, hay que tener paciencia y poner de su parte.