Colon irritable: lo último sobre dieta y síntomas

Rebeca Hernández, Nutricionista
Clínica de Nutrición von Saalfeld
rhernandez@saborysalud.com

El Síndrome de Colon Irritable (SCI) es una condición que se caracteriza por malestar o dolor abdominal repentino, acompañado por alteraciones en la función gastrointestinal, ya sea diarrea, estreñimiento o ambos.

Se clasifica como un desorden funcional, ya que no se puede diagnosticar por medio de pruebas clínicas, y por lo tanto el diagnóstico se hace solo por medio de identificación de síntomas.

Aunque una “reacción a alimentos” no se incluye dentro del criterio diagnóstico, más de un 60% de pacientes reporta exacerbación de los síntomas o iniciación de estos después de comer.

Aunque hasta el momento no se ha logrado identificar con certeza qué produce irritación, recientemente varios estudios han permitido identificar mejor qué componentes de la dieta realmente pueden disparar o exacerbar los síntomas.

A continuación se resumen los hallazgos y recomendaciones más relevantes, sobre dieta y control de síntomas en SCI.

Componentes dietéticos que se pueden incluir en la dieta para aliviar los síntomas:

  • Fibra 

Una falta de fibra en la dieta, se consideraba como una de las principales causas de SCI. Sin embargo, numerosos estudios han demostrado que mas bien pueden empeorar los síntomas en más del 50% de pacientes.

Un punto importante a considerar con la fibra es el TIPO DE FIBRA, así como también su fuente: alimentos ó suplemento.

Existen 2 tipos de fibra, clasificadas según su capacidad de disolverse en agua, la insoluble y la soluble. La insoluble se encuentra principalmente en los granos enteros; como cereales integrales (pan integral, arroz integral), leguminosas (frijoles, garbanzos, lentejas, arvejas); semillas (nueces, linaza, etc.); cáscara de frutas; y en vegetales (apio, lechuga, pepino, tomate).

La fibra soluble, se encuentra también en leguminosas y nueces (estas tienen los 2 tipos de fibra), también en la avena, y la pulpa de vegetales y frutas (principalmente bayas en general, ciruelas, cítricos, fresas, kiwi, manzana, melocotones y pera).
Productos en el mercado fuentes de fibra soluble son el psyllium o ispaghula, goma guar, fructo-oligosacáridos, oligosacáridos. Productos ricos en fibra insoluble del mercado incluyen salvado de trigo ó de maíz, y linaza. 
Se ha demostrado que la suplementación y exceso de fibra INSOLUBLE tiende a exacerbar los síntomas, por otro lado el uso de psyllium tiene algunas ventajas leves en pacientes con estreñimiento, pero incluso hay ciertos pacientes que no le toleran. En general la fibra SOLUBLE muestra una tendencia mayor al mejoramiento de síntomas que la soluble.
Recomendaciones para pacientes:

  • NO SUPLEMENTAR CON FUENTES DE FIBRA INSOLUBLE
  • Para pacientes con SCI con estreñimiento suplementar con fibra soluble como psyllium en dosis de 10 a 20 gramos por día puede disminuir los síntomas.
  • Se recomienda en general, disminuir la cantidad de fibra insoluble de la dieta, y favorecer las fuentes solubles de fibra. Para lograr esto puede:
    • Consumir solo frutas ricas en fibra soluble sin cáscara: bayas, fresas, ciruelas, kiwi, manzana, pera, melocotón y cítricos.
    • Consumir los vegetales no harinosos COCIDOS y no crudos, sin cáscara.
    • Evitar cereales y granos entero
    • Evitar nueces y semillas.
  • Probióticos

Los probióticos se definen como microorganismos vivos, que cuando se consumen en cantidades adecuadas confieren beneficios a la salud del huésped. Se pueden encontrar de forma natural en alimentos fermentados como yogurt, leche agria, miso; también adicionados a alimentos, ó en cápsulas o líquidos como suplementos.
Según la evidencia clínica, los probióticos sí son efectivos en el tratamiento del SCI, pero muchas variables pueden afectar los resultados como tipo específico de probiótico, dosis y formulación de la preparación. El Bifidobacterium infantis es la sepa que ha demostrado ser más beneficiosa en el tratamiento del SCI, actualmente se incluye en algunos productos comerciales.

  • Aceite de menta

Este aceite tiene el efecto de relajar el músculo liso del tracto gastrointestinal, y su uso diario ha demostrado ser efectivo en disminuir los síntomas del SCI.

Componentes dietéticos que pueden producir reacciones adversas

  • Alimentos que producen alergias alimentarias

Se cree que un subgrupo pequeño de pacientes con SCI, especialmente los que presentan SCI asociado a diarreas, pueden tener una detonación de síntomas por alergias meidadas por las células inmunes de la muchosa intestinal. 
Se puede sospechar de este tipo de reacciones cuando la persona también mainifieta condiciones atópicas, como rinitis alergica, eczema o asma. Si este es el caso, los síntomas pueden ceder al excluir alimentos que causen alergia.
Si sospecha de una reacción alergica, no se debe eliminar de golpe un alimento. Actualmente no existen pruebas de laboratorio que identifiquen de forma precisa qué alimentos pueden causar la reacción, así que lo recomendable es trabajar de forma conjunta con un profesional en nutrición para identificar las causas. Lo forma de hacerlo para identificar alergenos se describe abajo.

  • Intolerancia por malabsorción alimentos

Reacciones de malabsorción de carbohidratos como lactosa, sorbitol, fructosa, y fibra fermentable, han demostrado ser importantes detonantes de síntomas intestinales, incluso en personas libres de SCI. Esto ocurre porque los carbohidratos no se digieren en el intestino delgado, sino que llegan hasta el colon. Al llegar al colon sirven como sustrato para la fermentación de bacterias, lo cual resulta en la producción de gases, dolor abdominal, alteraciones de la motalidad y otros efectos secundarios.
A continuación los principales carbohidratos que pueden presentar malabsorción:

  • Lactosa

Es el carbohidrato presente en leche y derivados, y la mayoría de adultos del mundo presenta algún nivel de intolerancia. Los síntomas de inflamación abdominal, flatulencia, dolor abdominal, nausea, diarrea, se pueden confundir con SCI, ó también puede ser el caso de que la intolerancia a la lactosa coexista con el síndrome.
Si se sospecha de malabsorción se recomienda eliminación de TODO alimento alto en lactosa (principalmente leche, yogurt y helados)  por un periodo de 1 a 2 semanas. Si no hay mejora en los síntomas, es suficiente para excluir la intolerancia a la lactosa como detonante.

  • Fructosa

Es el azúcar natural de frutas, jugos de frutas y miel, también es parte del azúcar de mesa.
Pero las frutas por si solas no suelen ser las responsables de síntomas intestinales de malabsorción, ya que lo que contienen en total de fructosa es mínimo. Los síntomas se presentan cuando se consumen grandes cantidades de fructosa, o alimentos que contienen endulzantes con mayor proporción de fructosa vs glucosa, o cuando se combina con sorbital un endulzante bajo en calorías comúnmente utilizado.
Actualmente el problema es puede ser fácil consumir un exceso, ya que la fructosa se adiciona a gran cantidad de alimentos procesados como el ingrediente jarabe de maíz alto en fructosa. Bebidas azucaradas, galletas, reposterías, cereales de desayuno, barras de cereal, etc., pueden contener hasta 25 a 50 g de fructosa por porción por la adición de este endulzante.  
Pacientes con SCI pueden verse beneficiados evitando alimentos que les den un aporte mayor de fructosa en la dieta. Algunas recomendaciones importantes para disminuir la ingesta de fructosa son:

  • Evitar jugos de frutas o frescos naturales, ya que serán muy concentrados en fructosa
  • Evitar miel
  • Limitar los productos procesados con jarabe de maíz a 1 a 2 porciones por día, que aporten máximo 15 a 20 g totales de carbohidratos.
  • Evitar frutas que tienen mayor proporción de fructosa: cerezas, manzanas, peras, dátiles, naranjas.
  • Fructanos

Estos son largas cadenas de fructosa. Los alimentos en nuestra dieta que los contienen son el trigo  y productos a base de trigo, cebolla, y se ha demostrado que pueden provocar síntomas abdominales, incluso en personas sanas.
Existen también cadenas pequeñas llamadas fructo-oligosacáridos, dentro de los cuales se incluye la inulina (fibra que comúnmente se adiciona a algunos alimentos), pero estos sí se toleran bien.

  • Azúcares alcoholes

También llamados polioles, incluyen sorbitol, manito, xilitol, ertritol, lactitol, malitol, isomaltol, etc. Aportan solo de 0.2 a 3 calorías por gramo, en promedio la mitad de calorías que un carbohidrato común, razón por la cuál se encuentran en muchos productos “sin azúcar” o bajos en calorías, para disminuir su contenido energético.
El problema es que no se absorben bien en el intestiono, y se ha estimado que solo 10 gramos, lo que pueden encontrarse en unas 4 mentas o confites “libres de azúcar” es suficiente para causar malestar abdominal incluso en personas sanas!!

  • Alimentos que producen gases

Se ha comprobado que las personas con SCI pueden verse más afectadas por alimentos que producen gases, y por lo tanto es apropiado eliminar de la dieta los alimentos producen mayor cantidad de gasaes. Estos alimentos son: leguminosas (frijoles, garbanzos, lentejas, frijol de soya, arvejas), brócoli, coles de Bruselas, cebollas, repollo, apio, zanahoria, pasas, banano, jugo de ciruela, albaricoques, salvado de trigo y pan tipo bagel.

  • Trigo y gluten

La prevalencia reportada de intolerancia al gluten o enfermedad celiáca en pacientes con SCI ha demostrado ser mayor que en la población general. Se considera incluso que muchos pacientes con SCI pueden ser pacientes que realmente sufren de enfermedad celiáca y se les ha dado un mal diagnóstico. Si un paciente sospecha de intolerancia al gluten no se recomienda un período de eliminación, ya que pueden haber mejorías también por una intolerancia a los fructanos del trigo, y no necesariamente enferemedad celiaca. Para pacientes con SCI lo más recommendable es realizar evaluaciones serológicas para descartar la presencia de la enfermedad.

Otros alimentos

En estudios en que pacientes han llevado una dieta de eliminación estricta, y después se reintroducen alimentos para identificar cuáles son los principales irritantes, la mayoría de pacientes reporta mejoría al eliminar los siguientes alimentos: trigo, banano, maíz, papa, leche, levadura, huevos, arvejas y café. Pacientes con SCI asociado a diarrea son los que han reportado mayores mejorías al eliminar estos alimentos.

¿Cómo puede evaluar un paciente las reacciones adversas a alimentos?

La forma más precisa para identificar qué alimentos son realmente irritantes, puede requerir mucho tiempo y dedicación de parte del paciente.Esto consiste en un período completo de eliminación de todos los irritantes y después de la reintroducción gradual de cada uno de los alimentos sospechosos. Esto se realizaría de la siguiente manera:

Exclusión completa de la dieta de todos los alimentos sospechosos de síntomas por 2 a 3 semanas. Entre los que se recomienda eliminar o disminuir:

Leche y TODOS los derivados

Trigo

Azúcares alcoholes (se deben evitar productos libres de azúcar y de “dieta” que los contengan, incluyendo gomas de mascar)

Se debe disminuir la fructosa evitando todos los productos procesados que contengan jarabe de maíz alto en fructosa, miel, y frutas altas en fructosa (dátiles, naranjas, cerezas, manzanas y peras).

Eliminar los alimentos que producen más gases: leguminosas (frijoles, garbanzos, lentejas, frijol de soya, arvejas), brócoli, coles de Bruselas, cebollas, repollo, apio, zanahoria, pasas, banano, jugo de ciruela, albaricoques, salvado de trigo y pan tipo bagel.

Evitar también trigo, papa, huevos, café y maíz.

Después de las 2 semanas se reintroduce uno por uno los alimentos por 3 a 4 días. Si produce síntomas, el alimento se elimina, pero se debe probar de nuevo en dos o tres ocasiones más.

Este procedimiento puede tardar meses, por lo que no es muy práctico para muchos pacientes. Otras técnicas recomendados son:

Llevar un diario DETALLADO con todos los alimentos que se consumen y síntomas por 2 a 3 semanas.

La descripción de los alimentos debe ser bien detallada para poder identificar bien cuáles pueden ser los detonantes. Por ejemplo, si la persona consume pan, debe anotar el tipo, la marca, si se le unto algo y la cantidad que se consumió. Entre más detalle sobre el alimento mejor.

Para poder concluir que un alimento causa síntomas estos deben ocurrir en menos de 3 días después de consumer el alimento, y dares la reacción en dos o tres ocasiones.

Una vez que se identifican ciertos posibles alimentos detonantes, deben eliminarse por completo por 2 semanas cada uno. Sino hay mejoría, el procedimiento se puede repetir o descartar el hecho de que sea irritante.

Los alimentos se pueden eliminar totalmente por 3 a 6 meses, y después se puede probar reintroducirlos para evaluar si ha ocurrido mejoría en su manejo.