Beneficios del masaje Shiatsu

Licda. Ana Sánchez Herrán
Fisioterapeuta Centro Kine
info@kinecr.com

El Shiatsu es una forma de masaje ó terapia corporal de origen japonés incluida dentro de la medicina natural que sintetiza el conocimiento científico occidental y la sabiduría milenaria de la medicina oriental.

Su objetivo es restablecer el equilibrio del flujo energético en el individuo, para mantener o recuperar la salud.

La palabra Shiatsu puede traducirse como “presión con los dedos” (shi: dedo, atsu: presión), aunque en su práctica también se realizan estiramientos y diferentes tipos de presiones en las que se utilizan, además de los dedos – especialmente el pulgar- otras partes del cuerpo como los codos, antebrazos y , a veces, las rodillas o los pies.

El Shiatsu se realiza en el suelo, sobre una colchoneta firme que permita al paciente recibir la presión del terapeuta sin que esta se disipe en una superficie demasiado suave. Puede recibirse con ropa pero debe procurarse que esta sea holgada y de materiales naturales como el algodón.

Las manipulaciones efectuadas son tanto presiones como estiramientos de diversas estructuras anatómicas, musculares, tendinosas y articulares.

El motivo de realizarlo en el suelo es que esto facilita que el terapeuta trabaje aplicando presión con el peso corporal en vez de emplear fuerza muscular. Esto provoca un efecto mucho más relajante y una comunicación con el paciente más eficaz.

Al utilizar el término presión, en realidad debería hablarse de un apoyo. Este implica un sostén mutuo. Uno no sólo tiene el sostén del suelo, sino también el del cuerpo del receptor.

El sostén es un proceso de ida y vuelta. Produce una confianza mutua que permite el relajamiento, y este el momento que conduce al cambio, conseguido gracias al movimiento libre de la energía vital (Ki) en el cuerpo de la persona que recibe el masaje.

La presión de sostén es una técnica por la cual sostenemos a la persona y, a la vez, una cualidad del tacto que comporta cuidado, consideración y seguridad.

Como otras terapias y filosofías orientales el Shiatsu considera a la persona como una unidad Cuerpo-Emoción-Mente-Espíritu inseparable. Cualquier acción sobre una de estas partes tiene un efecto sobre las demás.

El Shiatsu puede ser beneficioso en el tratamiento de múltiples condiciones y es sin duda positivo para todas las personas, tanto para aquellas que desean preservar su estado actual de salud como para quienes están padeciendo alguna dolencia o problema específico.
 
Es importante aclarar que en la filosofía del Shiatsu no hablamos de curación de un síntoma o enfermedad, sino de estimular los mecanismos de autocuración de nuestro organismo para que estos se pongan en marcha.
 
No existe ninguna limitación de edad para acercarse a esta terapia y puede dar excelentes resultados en niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.

El Shiatsu es muy efectivo para aliviar lesiones deportivas, calmar todo tipo de dolores de espalda o de cabeza, lumbalgias, ciatalgias, contracturas, cuadros de estrés e insomnio. Tiene un efecto sedativo sobre el sistema nervioso y el organismo en general. Ayuda a crear conciencia del propio cuerpo y a mejorar la postura, previene la aparición de enfermedades comunes y modifica estados de depresión o cansancio crónico.

Puede ser utilizado también por quienes necesiten equilibrar su energía, estén pasando por un momento significativo o importante de sus vidas o deseen alejar las tensiones cotidianas que traen aparejada una sobrecarga emocional que repercute en todo el organismo.

Shiatsu significa relación, algo más que “presión de los dedos”. Porque tenemos manos las extendemos para recibir y nos extendemos en el trabajo.
Porque pesamos necesitamos algo en que apoyarnos y la Tierra nos presta su cuerpo como sostén. Luego, descansados y fuertes, podemos ofrecer la ayuda de nuestras manos.