El poder de las uvas


Cualquier fruta ó vegetal es una buena elección para mantenerse saludable, pero las uvas parecen tener una protección extra en lo que al corazón y al sistema cardiovascular refiera.

Las uvas en su estado maduro son ricas en vitaminas A, B, C, contienen azúcar saludable, en particular la glucosa que es el combustible del músculo y el mismo que contiene el plasma sanguíneo. Contiene la triada que forma la hemoglobina de la sangre: el hierro, el cobre y el manganeso. La uva es especial por el fósforo que lleva en forma de lecitina.

El jugo de uva es de fácil y rápida digestión; es diurética por el azúcar y sales potásicas que estimulan la secreción de la orina. Debido a su abundancia en celulosa es laxante, figura como producto dinamógeno proporcionando energías al músculo y facilitando su trabajo, también es un buen reconstituyente por su riqueza en azúcar y alta tasa de vitaminas.

Ocho uvas medianas tienen tan solo 60 calorías, por lo que la creencia de que hace que el peso suba depende de la cantidad como si fuera cualquier otro alimento. Un kilogramo e uvas si puede llegar a tener unas 800 calorías!!!

De la uva se hace el vino tinto, de donde en las cáscaras se encuentran sustancias llamadas flavonoides. Estas son responsables de cuidar la salud cardiovascular de quienes lo toman, disminuyendo también los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre. Los flavonoides son antioxidantes que batallan contra los radicales libres del cuerpo que producen el envejecimiento y las enfermedades.

En un estudio reciente realizado en laboratorio se dividió un grupo de ratones en tres subgrupos: un primer grupo, fue alimentado con una dieta baja en sodio, un segundo, al cual, por el contrario, se le suministró un alto contenido de sodio al tiempo que se le agregó una mezcla de uvas, y un tercero que, además de la dieta alta en este mineral, también se le administró una baja dosis de un medicamento para la presión.

Así es como los investigadores hallaron que los ratones del segundo subgrupo (los que habían recibido el compuesto de uvas) presentaban una presión arterial más baja, mejor función cardiaca, menos inflamación y daño en los músculos del corazón.

Las uvas pueden ser una excelente opción como parte del desayuno o meriendas de la mañana o tarde, así como una respuesta al antojo de un postre o algo dulce para después de las comidas.