Las infecciones de la piel por hongos

Dr. Benjamín Hidalgo-Matlock, Dermatólogo
Centro Médico Victoria (506) 2224-0654
Hospital Cima San José (506) 2208-8212
bhidalgo@gmail.com

Es consulta diaria, que las personas vengan por lesiones en piel o uñas aquejando una infección micótica. No es para menos, en los países tropicales las infecciones micóticas representan el 15% de las consultas dermatológicas y el 40% de las consultas infecciosas cutáneas.

Las lesiones son predominantes a nivel de las uñas, especialmente de los pies, también el espacio interdigital entre el 4to y 5to dedo de los pies es un lugar especial para la infección de la piel por hongos. Al hongo le gustan los espacios cerrados (poca ventilación), húmedos, y oscuros. Nuestra humedad relativa es suficiente para propiciar el ambiente húmedo, si a esto le agregamos el sudor, y en el caso particular lo oscuro de un calzado cerrado, es el cielo para el crecimiento de los hongos.

Si analizamos la situación por grupos de edad, los más pequeños presentan principalmente infecciones pero, por un hongo que es nuestro hospedero y un oportunista como es la Candida albicans. Ella se presenta como una pañalitis, o como el perleche que vemos en las bocas de los bebes. Un poco más adelante en la vida cuando los vemos interactuar con el suelo, los animales y otros compañeros, es que vemos las famosas tineas de la cabeza, donde observamos zonas de la cabeza, normalmente circulares con el pelo "cortado" casi desde su raíz y si el paciente tiene hermanos pequeños es probable que junto con la mascota de la casa estos también presenten estas lesiones. Luego en la adolescencia, es cuando baja un poco y se presenta en el cuerpo de los adolescentes, en sus pies, en las uñas, y conforme se hacen un poco más adultos empezamos a ver el famoso "paño" o la pityriasis versicolor. Ésta consiste en la aparición de manchas y/o placas que aparecen desde la cara hasta el tronco de varios colores, siendo las blancas un poco más frecuentes, otras pueden ser rojas y/o oscuras. Al rasparlas liberan una escama muy fina. Esta infección, no es tanto infección como una sobrepoblación.
Posteriormente en los adultos no tan jóvenes se ven con mayor frecuencia las infecciones micóticas de los pies, y dependiendo del la ocupación de la persona, si estos tiene relación con el agua la mayoría del tiempo, entonces pueden presentar infecciones alrededor de las uñas causadas por candida y otros hongos menos conocidos. Las infecciones en genitales tienden a ser dependientes de la higiene y condiciones laborales y de vida de las personas.

Al atardecer durante la vida, podemos encontrar infecciones asociadas a gérmenes oportunistas como los mohos y levaduras especialmente cuando los pacientes son portadores de otras enfermedades como la diabetes mellitus, la obesidad mórbida, el hipotiroidismo y la inmunosupresión para controlar alguna enfermedad inmunológica o se es paciente transplantado. Debemos de recordar también a los pacientes que están recibiendo quimioterapia o que ya la recibieron, ya que estos pueden presentar una disminución temporal de sus defensas. Los adultos mayores con problemas de circulación periférica y cierta disminución inmunológica son otro sector de la población con grandes problemas de infecciones por hongos, especialmente en las uñas de los pies.

Lo que acá hemos conversado, considero yo debe quedar bien asentado es que la prescripción indiscriminada de antimicóticos orales o tópicos, por los médicos, la facilitación de los mismos en las farmacias e inclusive la recomendaciones de la tía, vecina o compañera de asiento en el bus, no es la vía adecuada de tratamiento de las mismas. Otra pésima practica es el uso de cremas comerciales que contienen dos, tres, cuatro o más ingredientes activos: antibióticos, antimicóticos, esteroides, antisépticos y cicatrizantes.... esto lo único que demuestra es falta de acuciosidad.

Debemos primero que todo identificar el agente y posteriormente iniciar tratamiento antiséptico y una vez establecido el agente, la terapéutica idónea. Esto también llama  a la necesidad de que los profesionales en microbiología establezcan las pruebas de sensibilidad a antimicóticos, para así palear la incesante resistencia que han propiciado el inadecuado uso de los agentes antimicóticos.

Por último no olvidar que la mejor medicina y tratamiento es la prevención, así recordar a las personas que el secado adecuado de los pies, el evitar el uso de paños permanentes a la salida de las duchas y el cambiarse el calzado oclusivo y que favorece la sudoración de los pies son herramientas fáciles, baratas e inocuas para la prevención de las infecciones micóticas en la piel, pelo y uñas.