¡Reenfoque sus objetivos!

David Fernández Tercero
1000% actitud
judo2000@hotmail.com

Muchas veces, entre los propósitos de año nuevo, hemos fijado objetivos como el perder peso, hacer ejercicio, y muchos mas que van desde subir el cerro mas alto del país, hasta sacar los cuadritos del músculo abdominal para ponerse ese vestido de baño que siempre he deseado.
Y al igual que un escalador que ha fijado su objetivo en la cima de la montaña, a medio camino, empiezan a aparecer los distracciones como el frío, el viento, las irregularidades del terreno… todos esos elementos hacen al escalador perder el enfoque y pensar que mejor sube la montaña otro día.
Y con el ejercicio pasa lo mismo.  Con los meses que han transcurrido en el año, perdemos el enfoque, por trabas con el tiempo, con el trabajo, con los compromisos, etc. Aquí es donde le digo. SEA SINCERO CON USTED MISMO. Son excusas o de verdad no ha podido? Si de verdad no ha podido y quiere lograrlo es cuestión de reenfoque.
No importa si los meses que han pasado, han sido un completo desastre. Lo que importa es de hoy en adelante. Le aconsejo seguir las siguientes recomendaciones:

1- Reescriba su objetivo.

2- Analícelo y analice lo que usted ha hecho para alcanzarlo. No se estrese si no ha hecho mucho, pero tampoco se relaje completamente, esto es para que no pierda su enfoque.

3- Analice su tiempo y otros compromisos , ahora que ya conoce su agenda, sabrá con exactitud las horas que destinar a su deseo.

4- Busque un asesor profesional, educador físico, o nutricionista (o ambos) para que estos le ayuden. Esto es simple, una buena guía le ahorrara tiempo y dinero. Recuerde que (al menos en Costa Rica) por la  ley nacional de los centros de acondicionamiento físico, las personas que asesoran su ejercicio deben de ser profesionales en campos como la educación física o la nutrición. De no ser así, violan la ley y se exponen judicialmente.

5- Repita esto cada mes,  lleve un control de débitos y créditos… que es esto? Pues en su agenda al final del día, usted anotara como créditos, aquellas cosas que lo acercan a su objetivo, y débitos, aquellas que lo alejan. No tenga miedo, y recompénsese por cada día disminuir sus débitos, etc. 

Sea un administrador de usted mismo, de sus recursos, etc. Si cada mes usted no evalúa sus  objetivos, difícilmente va a llegar a estos, o sea, sin un norte claro, pues es difícil mantenerse en un sendero. Si usted toma la dirección y enrumba sus objetivos ahora, no pasara un año mas sin llegar a sus metas.