¿Tiene dolor en sus manos?

Dr. Mauricio Carmona Tack, Médico - Cirujano
Máster Acupuntura y Medicina Tradicional China
drmctack@yahoo.com

¿Siente dolor en sus manos y en la muñeca después de trabajas largas horas en la computadora? ¿El dolor se centra en los antebrazos y a veces siente las manos dormidas?

No se asuste si cree que cocer, bordar y trabajar en la computadora le aumentan el riesgo de padecer el síndrome de túnel carpal (STC). Estudios recientes de la Universidad de Harvard (EE.UU) indican que el STC puede ser el resultado de una lesión repetitiva, provocada por el abuso de los músculos y nervios de las manos y antebrazos.

El STC describe una serie de signos y síntomas en donde el nervio mediano, que atraviesa un túnel hecho por los huesos de la muñeca, llega a comprimirse por los tendones que también pasan por dicho túnel.

El STC afecta alrededor del 15% de los trabajadores industriales, como en empresas de ensamblaje de partes electrónicas, músicos, secretarias e inclusive odontólogos y cirujanos. Otros factores asociados con el desarrollo de patologías de la muñeca son la diabetes, artritis reumatoide, enfermedades de la tiroides y el embarazo. Anualmente, se registran aproximadamente 260,000 cirugías para STC y 47% de estas son relacionadas con el trabajo.

El STC inicia como una sensación de incomodidad en la mano más usada. Inicia con parestesia de la mano afectada (hormigueo, adormecimiento o ardor) que incrementa en intensidad. Progresa hasta llegar a ser una molestia contínua. Tiende a ser más frecuentes durante la noche o durante el sueño y suelen despertar a la persona. Al principio, la persona presenta incapacidad para manipular objetos con las manos, debilidad, dolor de la muñeca,  y raras veces llega a afectar áreas altas del brazo o la región del hombro. Si se deja desarrollar, la sensación de hormigueo se convierte en adormecimiento y estas sensaciones se distribuyen en las zonas que inerva el nervio mediano  (los dedos pulgar, índice y el  medio). Si se deja desarrollar aún más, se llega a tener pérdida de coordinación de los dedos y debilidad progresiva (especialmente en el dedo pulgar).

El diagnóstico definitivo alopático, excluyendo las pruebas clínicas, es realizando un electromiograma, donde expone la compresión del nervio mediano. Este tipo de examen tiene la capacidad de diagnosticar un 90% de todos los casos de STC.

El tratamiento alopático se divide en dos categorías: el quirúrgico y el no quirúrgico. El tratamiento quirúrgico es sencillo y es de tipo ambulatorio (el paciente ingresa, lo operan y sale el mismo día), donde liberan el nervio mediano. Tiene un promedio de éxito de 90%, aunque sí hay probabilidades de que se vuelva a desarrollar en la misma mano. Por otro lado, la terapia no quirúrgica incluye  reposo de la mano afectada, un sostén para la articulación de la muñeca y varios medicamentos antiinflamatorios (de vía oral o inyectados localmente).