Detenga el consumo excesivo por culpa del estrés

Clínica de Nutrición von Saalfeld
info@saborysalud.com

Le es familiar esta frase: “Cuando estoy estresada (o), lo que hago es comer...” Si? Entonces usted no es la única persona. Muchos aceptan que su ansiedad y ganas de comer lo que sea, aumentan significativamente cuando están en el trabajo o bajo una situación de estrés. Si esto le suena a usted, lea los siguientes consejos para aprender a manejar el consumo excesivo por estrés y así poner un fin a este hábito poco saludable.

  1. Practique la espera. Cada vez que siente sensación de ansiedad, posponga esa gratificación instantánea para después. Dígase a usted mismo que esperará 15 minutos, o mejor 30, para comerse algo. Las posibilidades son buenas si sus antojos son solo relacionados al estrés, porque van a desaparecer si usted se mantiene distraída (o) u ocupado.
  2. Tenga a mano alimentos o bebidas no calóricas para esos momentos de ansiedad. Estos no tienen calorías o tienen muy pocas de ellas, por lo que le pueden ayudar a evitar el aumento de peso. Tenga al alcance bebidas no calóricas ni azucaradas, gelatina dietética, vegetales como palitos de zanahoria, brócoli, coliflor, apio con limón, palomitas de maíz, entre otros.
  3. Mantenga un registro de lo que come diariamente. Sabiendo que tiene que anotar absolutamente todos los alimentos o snacks que consume, es una buena idea que le hará pensarlo dos veces antes de comer de nuevo.
  4. Si la ansiedad se presenta al finalizar el día, tome un libro, una revista o un video en lugar para tener algo más que hacer y distraerse de los antojos por estrés.
  5. Mantenga como regla personal el comer solo, y exclusivamente cuando esté sentado en un lugar destinado para comer, y no cuando está ocupado o distraído. De esta manera se enfocará más y cuidará la cantidad a la hora de comer y así no consumir más de lo que debe por hacer otras cosas al mismo tiempo.
  6. Haga una lista de amigos a quienes pueda llamar para que le apoyen en momentos de tentación. Incluso, pueden ser aquellos quienes pasan por lo mismo. Cuando sienta ansiedad, llame a alguno y converse un rato.
  7. No se salte tiempos de comida que le harán sentir hambre. Consuma por lo menos 5 tiempos sin falta: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena. Las calorías que usted necesita deben distribuirse así, para evitar consumir más de lo necesario y al mismo tiempo mantener niveles de energía óptimos. El saltarse comidas le provocará comer más luego, y hay mayor peligro de consumir alimentos que no son saludables.
  8. Coloque mensajitos que le recuerden lo que está haciendo y en lugares estratégicos donde generalmente pueden comenzar la ansiedad. Utilice cualquier mensaje o frase que le ayude. Ejemplos pueden ser “¿Realmente tengo hambre?”, o “¿Por qué o por cuál razón voy a comer?”
  9. Conózcase a usted mismo - y sus momentos y características determinadas en los momentos de debilidad. Apártese del grupito de tomadores de café del trabajo, tome otra ruta para evitar pasar por la panadería, o planee actividades para distraerle de sus momentos de ansiedad.
  10. Rehúsese permitirle a otros que le hagan romper su esfuerzo y regla personal. Evite aquellos compañeros de trabajo que siempre llevan comida chatarra o no saludable en los recesos.
  11. Si usted es de los que gusta usar maquinitas de bebidas y snacks, haga el siguiente experimento. Cada vez que tenga ansiedad por comer lo de las maquinitas, coloque el dinero que gastaría en ellas guardado aparte en una alcancía o caja. Revele la satisfacción de ver su “pequeña fortuna” crecer cada día más. Cuando haya recolectado lo suficiente, dése un gusto o gratificación, por ejemplo una ida al cine o una camisa nueva.
  12. Elimine o deshágase de los productos y alimentos que le producen tentación en su hogar u oficina. Nunca vaya al supermercado con hambre; traiga a casa solo lo que a usted le sienta bien consumir.
  13. Si no puede parar de obsesionarse por la comida, entonces consiéntase a usted mismo de vez en cuando. Planee anteriormente una cena o merienda que realmente le guste mucho y déjelo para un futuro cercano. Cuando sienta ansiedad, aguante y recuerde que pronto gustará de eso que a usted tanto le apetece.

Estos consejos le pueden ayudar a controlar el consumo en exceso en respuesta al estrés, esté o no en su peso adecuado y saludable. Si está realmente interesado en lograr una pérdida de peso, consulte a su nutricionista por un plan de alimentación saludable y apto de acuerdo a sus objetivos y necesidades, además de incluir un plan de ejercicio en su estilo de vida.